“Sin renovar nuestro entendimiento, sin poner la información y principios relacionados con el reino de Dios y las ordenes de Jesucristo el Señor, es imposible que los creyentes niños y adolescentes inmaduros se conviertan en discípulos fieles y maduros.”